jueves, 6 de diciembre de 2012

Reflejos en la tierra

Juega con su presa, como una orca asesina

autómata de sí mismo, de su naturaleza,

juega conmigo, me muerde, me desangra

Con una manipulada mirada,

me convierte en su víctima

y sabe que no podré apenas moverme

ni un paso 

ni unos centímetros

porque en sus ojos dejo de ser yo

y sin mediar palabra alguna

muero porque sus labios se junten con los míos

y me lleven

muy lejos

a la oscuridad del océano donde

quiero que me ahogue, 

que me arrastre hasta el fondo.

No me importa respirar

mientras sean sus manos las que rodeen mi cuello.

Y sin contemplaciones me mutila, 

despedaza mi alma que es feliz por unos segundos

y luego,

la abandona rota en la eléctrica marea

con una sonrisa cínica

que me apuñala por dentro.

Aguantaría flotando, desgarrado en la mar

pereciendo mientras otros animales 

devoran mis restos, amargos,

mis lágrimas nocturnas

mis heridas diurnas

el deterioro de mi piel

mis ojos vestidos de luto

el litio de mi estómago

el veneno de mi cabeza

Aguantaría flotando

Esperaría inquieto,

Moriría rezando

temblando, soñando

Durante años y años,

ola tras ola,

aguantaría...

flotando en la angustia,

por ver mirarse el cielo de cada día

en el espejo de sus ojos, 

donde hoy lloro ante mi reflejo.

1 comentario:

Xavi Gutiérrez dijo...

Siempre te comento pero no se porque no te aparecen mis comentarios en el blog... y dices que no te he hecho caso y has estado esquivo tu también, que pasa rubillo?, dime algo...soy funambulista